Armario de refrigeración expositor

Armario de refrigeración expositor

 

El armario de refrigeración expositor consigue mantener la temperatura de los alimentos, preservando sus características y calidad.

Por otro lado, gracias a sus puertas de cristal, se pueden divisar los artículos que contiene desde fuera y de forma rápida y práctica.

Esto hace que aumente la productividad y la rapidez en la toma de decisiones al poder contemplar los productos desde fuera y desde distintos puntos de vista.

 

¿Cómo funciona un armario de refrigeración expositor?

 

Aunque desde el punto de vista técnico es muy parecido a una nevera estándar, tiene algunas diferencias.

Este tipo de aparatos utilizan unos ventiladores para generar el aire frío que se repartirá por todo el interior mediante el condensador.

Los ventiladores se encargan de captar el aire del exterior, el cual se enfría al pasar por unas espirales llenas de líquido refrigerante. El aire enfriado vuelve al exterior por una rejilla de respiración. 

Una vez que se refrigera y se alcanza la temperatura que hemos fijado, el proceso de refrigeración se detendrá. 

La temperatura la detecta gracias a un termostato incorporado.

Si la temperatura interior supera los grados fijados, se encenderá el condensador y comenzará a enfriarse. En el momento que se alcance se volverá a detener y así sucesivamente.

 

Ventajas de un armario expositor refrigerado

 

  • Exposición: Al contar con puertas de cristal, puede contemplarse y exponerse el stock sin necesidad de abrir la puerta.
  • Aumento de probabilidad de venta: cuanta más exposición del producto, más probabilidades hay de que se produzca una venta.
  • Eficiencia: al no tener que abrir las puertas para comprobar el stock, no hay pérdida de temperatura, manteniendo más tiempo la temperatura acorde en su interior. 

 

Recomendaciones de mantenimiento de un armario de refrigeración de exposición

 

  • Envases cerrados: Comprobar diariamente que todos los envases están cerrados y que no haya habido ningún derrame de producto o roturas.
  • Obstrucciones: hay que revisar que no haya nada que tape los respiraderos del aparato, pues podría calentarse en exceso.
  • Limpieza: es recomendable realizar una pequeña limpieza del interior y del exterior. Basta con frotar suavemente con un paño húmedo.
  • Suciedad: relacionado con la limpieza, es importante detenerse y revisar las juntas de las puertas donde se puede acumular moho. 
  • Limpieza profunda: al menos una vez al mes, es recomendable desenchufar el aparato y realizar una limpieza más exhaustiva.
  • Hielo: eliminar posibles placas de hielo que se puedan ir acumulando, revisando el interior cada cierto tiempo.

Descubra ahora nuestras ofertas en armarios de refrigeración expositor

Mostrando los 5 resultados

Carrito de compra
X